Doce miradas

Así que hace unos meses ya, estas miradas empezamos la tarea por agruparnos. (“¿Te animas? Me animo. Y yo. Yo también. De cabeza ¡También!”). Continuamos por sentarnos a tratar de discernir los motivos de este desequilibrio entre hombres y mujeres, echando un vistazo honesto a los diferentes tejados: el de ellos, el de ellas; el nuestro. También el de las Instituciones, la educación, la tradición… Y en diferentes ámbitos: el público, el de la calle, y el privado, el del hogar. Y hecho esto, pasamos a diseñar el nuevo espacio que presentamos hoy aquí: www.docemiradas.net. Un lugar con un objetivo: debatir contigo sobre todo ello, en clave positiva, constructiva e integradora. En un marco, en definitiva, en el que la ambición de un mayor equilibrio de oportunidades efectivas para ambos sexos sea el horizonte.

Aspectos especialmente destacables:

  1. El debate “en clave positiva, constructiva e integradora”: porque el maniqueísmo y la medida de lo negativo solo aleja
  2. Que no empieza con otro manifiesto universal, sino que es la suma de miradas individuales, con nombre y apellido

Porque

La diversidad no es una palabra, es un proceso de descubrimiento de la(s) realidad(es) que se nos escapan en la rigidez de “lo normal”

Una respuesta al post.