Punto de partida

penhitaAprendemos haciendo. Para no perdernos en estériles debates pseudo académicos necesitamos enfocar experiencias concretas, que son las que permiten detectar rutinas invisibles y paralizantes. Pero, sobre todo, debemos investigar las excepciones que demuestrán que otras realidades ya existen.

Las elecciones nunca son ingenuas, son el reflejo de lo que somos y lo que pensamos. Sin embargo, la mayor parte de las veces están más cargadas de rutina que de intencionalidad. Pero también es más peligroso porque las costumbres hacen leyes, y las leyes sí que cuesta cambiarlas.

Nuestras áreas de actuación

Palabras / Conceptos

Lo políticamente correcto nos ha llevado a “cubrir el expediente” con la introducción del repetitivo y cansino os/as, que, ni convence ni resuelve. Tampoco la introducción de la @, que ha dado pie a sesudos debates y apasionadas argumentaciones.

No hay solución perfecta. Sin embargo, la mayor parte de las veces, no es cuestión de sustituir palabras sino de cambiar conceptos.

La economía de la “atención”

Hace décadas que gran parte de la información nos llega a través de imágenes. Internet lo ha potenciado, con infinidad de fotos o vídeos que gritan desde la pantalla para captar nuestra atención.

A pesar de ello, la “educación de medios” sigue siendo la asignatura pendiente y es donde se impone el peligroso subconsciente si no tenemos claves para entender.

Indicadores

La “buenas intenciones”… ¿subconsciente colectivo o conveniencia disfrazada? Se multiplican los “observatorios”… pero seguimos sin saber por dónde avanzar.

Los datos son necesarios, pero esta cuantitocracia que nos ahoga, no es la solución. ¿De que nos sirve esta compulsiva manía de medir lo que no funciona? ¿Que añade seguir cuantificando las diferencias?

 

Según la RAE, indicar es mostrar o significar algo con indicios y señales, recetar remedios

IndicadoresAhora que tenemos medios y las herramientas, lo medimos todo, pero no sabemos por qué o para qué. Sin embargo, a veces incluso de forma no prevista, hay descubrimientos que inician grandes cambios…

La píldora anticonceptiva, que en 1964 fue elegida por el Departamento de Patentes de los Estados Unidos de América, como uno de los 40 inventos más importantes registrados entre 1794 y 1964.

Por eso, para avanzar, nos quedamos con las preguntas básicas:

¿Que queremos? ¿Cómo sabemos si estamos haciendo lo correcto para conseguirlo?