A pesar del retroceso en España, discursivo y efectivo, en el impulso a la igualdad, se habían generado suficientes expectativas en torno a la jornada de movilizaciones del 8M convocada a nivel mundial. Un foco importante de toda esta movilización pasaba por el impacto mediático.

En un momento en que la información se ha convertido en una parte más del entretenimiento, el repaso a la narración de lo sucedido resulta especialmente significativa ya que si el día 8 las portadas tendían a la conmemoración de la fecha de manera más o menos convencional, el día 9 su relevancia fue unánime, con la excepción de unas pocas cabeceras locales gratuitas.

Dejando sucesos extraordinarios a un lado, probablemente jamás una movilización de estas características había logrado tal consenso desde las portadas de información generalista, prueba de que la convocatoria había conseguido una repercusión indiscutible abriendo, esperemos que al fin, el debate a todos los espectros de la sociedad.

(recomendable ampliar la imagen)

Pero, ¿qué sucedió con las deportivas?

El día 8, en algunas, como en el caso anterior, un reflejo convencional de la celebración del 8 de marzo.

Pero, ¿y el día 9? Pues nada:

Y si alguien plantea por qué debería la prensa especializada reflejar las movilizaciones del #8M, tan sólo subrayar que desde hace años se está reivindicando más presencia del deporte femenino, y una mejor cobertura a nivel profesional. De hecho, ese mismo día, y mientras se sucedían las manifestaciones, deportistas como Verónica Boquete manifestaban su apoyo desde twitter:

Pero, y sin salirnos de twitter (inagotable fábrica de malentendidos a la par que estimable termómetro de la actualidad), esa misma tarde sucedió algo: esta publicación del día anterior comenzó a tener una repercusión endiablada:

Mamen Hidalgo, una de las mejores voces que está teniendo el tratamiento deportivo en medios (con especial atención a la perspectiva de género), planteaba la duda ante la falta de contexto de la foto, sobre todo teniendo en cuenta el trabajo del Espanyol apostando por el futbol femenino. Horas más tarde el propio club respondían, de nuevo desde twitter, destacando esa falta de contexto:

Sí, podría decirse que, efectivamente, faltaba contexto, pero también que la discriminación persiste y que la narrativa visual tiene sus propios mecanismos de manipulación fácilmente apreciables:

Y por si quedan dudas (dejando a un lado que no existe álbum en flickr para la renovación de la jugadora), veamos la publicación original en twitter, un día antes de que se generara la polémica, con estas dos fotos descuidadas y apáticas:

Convivimos, de forma más o menos consciente, con los recursos que los medios generalistas dedican al efecto apisonadora y a perpetuar los sesgos, pero en la prensa deportiva ni siquiera esto se considera importante. Resulta cuando menos llamativo que, con tal impacto social, se pueda prescindir de atender a lo que sucede fuera de un limbo particular. Tanta declaración políticamente correcta desde los ámbitos institucionales choca, una vez más, con la realidad.

En el caso concreto al que se refería Mamen, probablemente sea indiscutible la labor del Espanyol apoyando las categorías femeninas, pero al final ni ellos mismos parecen comprender un fino pero importante matiz: las jugadoras son tan importantes en el campo como convirtiéndose en modelos representativos del propio club. Es, en realidad, un factor que beneficiaría a todo el mundo: hacer que sean seguidas y admiradas.

—–

Nota: fue necesario enlazar externamente las galerías fotográficas, ya que el club tiene deshabilitada su incrustación y el uso de las mismas tiene todos los derechos reservados.

Be Sociable, Share!

Director de Máscaras y responsable del departamento audiovisual de I.G.. Especialista en contar las realidades que son, y las que pueden ser, desde enimaXes.

2 respuestas al post.

  1. Buena idea lo de las portadas, es documentación a guardar, a ver que nos depara el futuro.
    Y me ha encantado la explicación de los recursos de manipulación visual. Gracias por la perspectiva 😉

Dejar un comentario

Su