Primer (garrafal) error: el gramatical

Incluso google detecta la evidente incorrección gramatical y sugiere:

Quizá quisiste decir: Mujeres emprendedoras (google dixit)

Segundo error: redundancia

¿Existen los “hombres emprendedorAs”? Con la palabra “emprendedor” aún se podría aplicar el masculino genérico al que se aferra la RAE pero, precisamente por eso, al decir “emprendedora” ya no caben dudas.

Por otro lado, ya que tanto se aferra la RAE a lo de la economía del lenguaje para defender el masculino genérico, me pregunto por qué sigue sin rechinar el anticuado y rococó despilfarro de palabras que no añaden significado. Habrá que seguir insistiendo en lo de los hombres empresarios.

Tercer error: Semántico

El titular de Sintetia debería ser “emprendedora y empresaria”. Porque son cosas diferentes y, en el caso de la intensa trayectoria de Ana Bru, ambas palabras la definen y añaden significado.

Porque personas emprendedoras (mujeres y hombres) hay muchas, pero cuando los aparatos institucionales proclaman “las ayudas” no es para que las personas (hombres o mujeres) pongan orden en su vida, en sus relaciones, en su ocio, etc., sino para que se saquen una licencia fiscal (el único documento en el que la variable sexo no cuenta) y así puedan descender las (descomunales) cifras del paro.

Corolario

A la vista de los apartados que nos muestra la cabecera de la Web en la que se publica el artículo, y teniendo en cuenta que lo firma un hombre periodista, también pudiera ser que el titular forme parte de algún ritual iniciático de reconocimiento y entrada a la categoría de “expertos“.

Be Sociable, Share!

2 respuestas al post.

  1. Javi García dice:

    Sólo decirle que el titular fue un error tipográfico sin ninguna intención. Un puro error. Ya sé que no le valdrá para nada lo que le digo. Pero es así.
    Disculpas por todas esas ofensas machistas y tan malísimas que hacemos todos los días, se ve que nos lee con atención (o no).
    Saludo

  2. Hola Javier.

    Pues sí os leo a menudo, de hecho recibo vuestras actualizaciones en mi mail desde hace varios años. Y publicáis artículos de personas a las que sigo también hace tiempo, incluso a algunas las conozco personalmente.

    Si ha sido un error me alegra que ya esté corregido. Sin embargo, si te fijas, es un “error” bastante habitual tanto en los medios de comunicación convencionales como en la red en general. Y este blog funciona como observatorio y lugar de reflexión, de ahí este post. No he puesto ningún comentario ofensivo en vuestra casa ni me he dedicado a hacer ruido en las redes. De hecho podría no haberos enlazado y ni siquiera os hubierais enterado.

    Tampoco he utilizado la palabra “machismo” ni he dicho que nadie tuviera mala intención, mas bien al contrario, he preferido achacarlo a una “traición del subconsciente” que, no vamos a negarlo, nos afecta a todos y a todas. Y cuando algo escapa a nuestra atención, puede acabar siendo una chapuza. En este caso fue muy aparatosa, mala suerte es cierto, porque estaba en el titular.

    Creo que eso es lo preocupante, no el titular en sí mismo sino el hecho de que algo así pueda escapar a nuestra atención.

    En vuestra casa os ponéis “las gafas de economistas”, en esta nos ponemos otras, digamos que las de detectar esas molestas y excluyentes rutinas que vienen dadas por lo que Manuel Calvillo llama tiranía de la normalidad.

    Respecto al corolario final, fíjate que de no ser por el dichoso masculino genérico nada que objetar si os estáis refiriendo a los promotores de la Web, ya que en este caso efectivamente sois “tres expertos”. La pregunta es cómo se llamaría en caso de que también hubiera alguna mujer en el equipo.

    Gracias por comentar. Espero que volvamos a coincidir con algo más de sintonía porque en realidad no es la primera vez que os enlazo. Os seguiré leyendo.

    Un saludo

Dejar un comentario

Su