Complicado asunto buscarse la vida en estos tiempos. Y aunque poco hay de sublime en la supervivencia, sin duda hay quien es capaz de convertir cualquier cosa en arte. Esto fue lo que pensé cuando hace unos días me encontre con esto en twitter

El titular me hizo pensar en otra de esas historias rescatadas, como la de Mary Poppins feminazi en Disney, pero al ver lo de “artista y activista por los Derechos Humanos” me fui directa al enlace. Los oscuros presagios se hicieron realidad.

La rentabilidad de la “burbuja de lo social” (mal)enfocado como sobredosis sentimental genera mucho negocio pero… ¿y si damos una vuelta de tuerca? ¿Por qué no hacer un remix con los que parece que levantan más pasiones? Pues el italiano Alexsandro Palombo, parece que ha dado con la receta:

Ingrediente principal: mujeres (en plural y sin nombre propio, que ya se sabe que comprando al por mayor todo sale más barato)

Aderezos y complementos:

– discapacidad
– violencia machista
– romanticismo arcaico y clasista mezclado con sexo y abuso
– personajes de ficción muy mediáticos

Público objetivo: personas impacientes, fácilmente exaltables y con poco tiempo para una buena comida y su correspondiente digestión

Recomendación: servir en caliente y de fácil transporte.

Princesas, sexys y mutiladas

Éxito asegurado: Aproximadamente 80.300 resultados (0,49 segundos), google dixit.

Aunque me j… reproducir semejante aberración, aquí una muestra para que se entienda, y mi recomendación de tomar una tila antes de bucear en el egocentrismo de su twitter y blog que para colmo denomina HumorChic

Y se argumenta así

Palombo ha explicado que su decisión de “retratar los personajes discapacitados de Disney” se debe a que la factoría “nunca creó un personaje con discapacidad”.    Por ello, ha pedido una mayor consideración hacia el hecho de que “hay muchas personas con discapacidad en el planeta” y ha exigido una “redefinición de los estándares de belleza” a través de las imágenes, que pretenden ser “un mensaje contra la discriminación”

Pero el tema de “las mujeres” da para mucho, sólo es cuestión de ir combinando los ingredientes de la receta y moverlos un poco en las redes para asegurarse la repercusión en todos los medios masivos. La campaña de la “violencia de género no tiene desperdicio. Hasta en chino.

Hasta en chino

Es evidente que hay quien encuentra la forma de exprimir a fondo lo de la hipervisibilidad vs. invisibilidad que tan bien explicaba Arantxa.

Be Sociable, Share!

Una respuesta al post.

Dejar un comentario

Su