Ponga un vídeo en su vida

Parece ser que con este vídeo, vía sarcasmo, se puede explicar la sinrazon de la discriminación salarial con respecto al trabajo de las mujeres. Vaya, de haber sabido que era tan fácil…

De entrada habría que concretar lo que se quiere decir con “trabajo” porque no es lo mismo que “empleo”, ni mucho menos que “salario”. Las imprecisiones del lenguaje suelen ser muy traidoras.

En todo caso, el ejemplo del vídeo me recuerda más a aquello (no sé si sigue existiendo) de que cuando los chicos pagaban entrada en la discoteca y las chicas no (o pagaban menos). Los incentivos eran tan obvios como torpes, pero nadie protestaba.

Volviendo a lo de la discriminación, a la hora de estipular un salario en ninguna parte está escrito eso de “vas a cobrar menos por tener vagina”. El asunto es más complejo y va desde el cargo que figura en la tarjeta hasta la comparativa entre sectores. Por ejemplo: los de mercados maduros, como el textil (este anuncio no tiene desperdicio) o las conserveras, suelen estar feminizados y con exceso de oferta de mano de obra así que ¿por qué ofrecer salarios altos?

Ocurre también que aun con idénticos puestos e idénticos salarios, sencillamente las mujeres realizan mucho más trabajo: se escaqueen menos, asumen lo que no les corresponde… También suelen dedicar menos tiempo a la política de pasillos y extras por lo que muchas veces terminan asumiendo tareas de compañeros mas “sociables”. Claro, pongámonos en el lugar de su jefe/jefa, ¿quién querría prescindir de tanta dedicación y eficacia? Resultado: palmaditas en la espalda (“que haría yo sin ti”) mientras los ascensos suelen pasar de largo. Esto se ve constantemente en las administraciones públicas.

Sobre el papel no hay diferencias así que, ¿como se demuestra? Pero sobre todo, lo más importante ¿a quién conviene que las cosas cambien? ¿Y que todo siga igual?

Bola extra: Con esta crisis, hombres y mujeres nos estamos igualando a la baja.

Be Sociable, Share!

Una respuesta al post.

  1. […] Publicación original: enIgualdade […]

Dejar un comentario

Su