Fíjate bien, este… podrías ser tú

Campofrio_Cuida-t+¿Viejos? ¿Tercera edad? ¿Veteranos? Así empieza el vídeo de la última campaña de Campofrío pero, aunque parezca lo contrario, la directora de marketing explica que en realidad el mensaje es para la juventud: la comida sana.

“Porque hay algo mejor que llegar a los 90, poder disfrutarlo”. Este espíritu de abuelaje glamoroso y radiante, que no sólo ha llegado a los 90 sino que lo disfruta, gracias a comer jamón de pavo embutido bajo en sal y en grasas, se parece mucho a aquellos de Ferrero Roher con una Presley siempre impecable y disponible para hacer de anfitriona. ¿Cómo no querer presumir de abuelos y abuelas tan “de anuncio”?

Dicen que con esta campaña se estrenan (¿?) en las “redes sociales” de ahí el eslogan: Cuida-T+. Quien sabe, lo rancio con toque de modernidad está de moda.

Una lectura menos poética

Hayan sido asalariadas o no, las mujeres nunca se jubilan de la cocina. Las abuelas, probablemente bisabuelas, que ahora tengan en torno a los 90 años llevan toda la vida cocinando así que es fácil imaginar que ya no tendrán fuerzas ni ganas para los guisos y potajes laboriosos. Y en muchos casos tampoco recursos para excesos, ni demasiada ayuda familiar cercana. ¿Qué el glamour ayuda a vender? Es publicidad de producto, ya se sabe que el envoltorio cuenta mucho pero, ¿tanto?

Una innovación como Cuida-T+, con sus beneficios racionales, que los tiene, podría haberse contado de la manera tradicional, pero nos ha parecido mucho más poderoso hacerlo rindiendo un homenaje a nuestros mayores y, como no podía ser de otra forma, apostando por una comunicación más basada en el disfrute y buscando esa conexión emocional en la que venimos trabajando desde hace años

Quizá lo suyo sea buscar la crítica, que también es una estrategia que da para muchos ecos. Porque no creo que estén incitando a las abuelas a una huelga de cocinas vacias…

Be Sociable, Share!

3 respuestas al post.

  1. Iago dice:

    Hay tanto que se puede comentar aquí… 😀

  2. No te cortes… 😉

  3. […] Publicación original: enIgualdade […]

Dejar un comentario

Su