… ¿Compartidos?

Cuando llegué a este artículo me llamó la atención el concepto de urbanismo patriarcal:

(…) Diferenciación y separación espacial entre las distintas funciones que realizamos en nuestra vida cotidiana: habitar, circular, trabajar y recrear; lo que se conoce por zonificación. La distribución de usos en zonas especializadas tiene como consecuencia el aislamiento de zonas residenciales que perfila de nuevo a una mujer aislada y confinada en áreas de bloques de vivienda periféricos sin relación alguna con ningún otro tipo de actividades y especialmente las productivas.

Y con esto me viene a la mente las altas esferas de la cocina profesional, formadas únicamente por hombres. Son ellos quienes escriben de gastronomía, pero la historia dice todo lo contrario… que la cocina es espacio de y para mujeres.

Comments are closed.