Nada que decir, mucho que pensar

Fue en 2004 y me lo encontré por casualidad: Un concurso de cartas sobre la violencia de género bajo el lema “Dillo a quen maltrata” [díselo a quién maltrata].

No me gusta el tema (a nadie, supongo) pero mucho menos la forma en que (no) se aborda con estos vendavales de opinión ad hoc que se limitan a cifras, esloganes y titulares.

Hay plurales que deberían estar descatalogados porque su ambigüedad permite escudarnos en la incapacidad para actuar, y eso lleva a la frustración: enfermedad-es, mal-es, mujer-es… La masificación cosifica, reduciendo la realidad a un conjunto de síntomas aislados que no permiten llegar a las raíces ni comprender sus ramificaciones.

Domesticar nuestro demonio interior implica cultura y voluntad porque el cerebro humano ha conservado los circuitos que soportan la rabia y el predominio en los mamíferos:

Contrariamente a la noción popular de que las neuronas espejo hacen a los primates reflexivamente empáticos, la empatía es una emoción voluble. Se dispara con un niño monísimo, con la belleza, el parentesco, la amistad, la semejanza y la solidaridad. Y fácilmente se suspende o se convierte en lo contrario, la schadenfreude (placer por la desgracia ajena), con la competición o la venganza

De nuevo 25 de noviembre, en el que la ambiguedad del plural mujeres ocupa espacios en negativo. Recupero la carta que, en un impulso, redacté para aquel concurso y de la que ya no supe más hasta que un año después me llegó en forma de publicación que agrupaba a las veinte seleccionadas por el jurado. Sigo sin comprenderlo porque el enfoque no tiene absolutamente nada que ver con el resto… que viene siendo el habitual.

Be Sociable, Share!

Una respuesta al post.

  1. […] huir del discurso de los “días D” pero el enfoque de este vídeo es […]