Tomando prestado

Tenía pocos años, y la cocina de mi casa me parecía el laboratorio de la Nasa. Aquella rueda de la lavadora me parecía una maravilla que pensaba nunca podría dominar.

Temperaturas, colores, tiempos… eran conceptos que me  parecían sacados de los tebeos de Ciencia Ficción. Para mi, mi madre debía de superar los conocimientos de todos los que conocía, por que lo manejaba con una soltura prodigiosa. Y luego estaba aquel “Robot”, que me hizo cambiar la imagen que tenía de la palabra, una especie de lata de galletas con brazos y piernas y luces en la cabeza. Ahora era una maravilla que batía huevos y masas y me hacía subirme a la silla para contemplar como giraban en un vaso gigantesco de metal, para con el tiempo y el horno terminar convertidos en un bizcocho que sabía a gloria con el Colacao. Definitivamente, la científico era mi madre.

… Ahora papá soy yo

Leer completo

Be Sociable, Share!

Comments are closed.