No tiene precio…

Bastante ocupad@s andamos ya con los bits, las redes sociales y esas cosas como para entender estos obstinados dibujitos que se empeñan en complicarnos la vida.


Además, ¿como  dejar a nuestras madres con esa terrible sensación de incompetencia como si todo el saber de su abnegación no sirviera para nada? ¡Todo ese tesoro en forma de conocimiento que vale un Potosí!

Y lo mejor de todo es que todo ese valor… ¡no tiene precio! Vaya, que es gratis…

Agradecemos la perspicacia de la mirada amiga de Goio, que compartió la foto esta mañana para regocijo de quienes le seguimos.

Be Sociable, Share!

Dejar un comentario

Su