Nos perdonen pero…

Si nos remontamos a cualquier época o modalidad de esclavitud, liderazgo, etc., incluida la actual, no hay que esforzarse para ver que precisamente se definen por una minoría que puede sobre la mayoría. Obvio, ¿verdad?

Es decir, nos da igual ahora el trasfondo del asunto porque a lo que queremos referirnos es al concepto de liderazgo a cuento de esta noticia: Las españolas, líderes en redes profesionales como LinkedIn

Independientemente de cuestionar la validez, importancia o evolución de futuro de la mayor parte de este tipo de redes centralizadas y su cultura de la adhesión, y no entendiendo para que sirve o qué añade la distinción por sexos, nos hacemos una pregunta muy sencilla: ¿Qué entiende quien lo describió como liderazgo?

  • ¿Son mujeres las propietarias de estas redes?
  • ¿Son mujeres las que mejor monetizan su actividad o negocio gracias a la red?
  • ¿Son mujeres las que dirigen e implantan las principales corrientes de influencia?

Evidentemente son preguntas retóricas. Y repito, que aunque se tuvieran datos, y aunque alguno de ellos diera la razón a la noticia y a su titular, no estaríamos hablando más que de síntomas de un modelo económico y social condenado al fracaso.

En todo caso, sólo como anécdota, es como si decimos en el sector textil, las conservas o el comercio minorista está liderado por mujeres porque son mayoría en los puestos de trabajo. ¡Qué manía de querer guardar la mantequilla en el cajón de los calcetines!

Be Sociable, Share!

4 respuestas al post.

  1. […] ¿Para integrar qué? Ya no es la primera vez que cuestionamos, por decirlo suavemente, la validez de lo que se viene en llamar indicadores de la presencia de las mujeres en la Red, por no hablar del elitismo que se respira y que aún […]

  2. […] un medio? ¿Manejarse con las TIC es una cuestión de ánimos o de formación y equipamiento? ¿No nos contaban no hace mucho lo de la alta participación de las mujeres españolas en las redes […]

  3. […] archivados entre las historias que contaban madres y abuelas pero empiezo a pensar que es una cuestión de modas, o  un síntoma de que estamos en las […]

  4. […] archivados entre las historias que contaban madres y abuelas pero empiezo a pensar que es una cuestión de modas, o  un síntoma de que estamos en las […]