Redundancias os-as

Más por obligación que por devoción, y a la espera de que en algún momento llegue a mis manos un estudio sobe “la contribución de los hombres empresarios a la economía española”, me leí el informe y, agradeciendo la invitación de Carla, escribí mi artículo.

Curioso que las Cámaras se dediquen a estos menesteres. Curioso que lo promuevan sin participación de las organizaciones que trabajan por fomentar el desarrollo empresarial de las mujeres y su normalización en los ámbitos de decisión. Curioso que no nos inviten a su presentación o, al menos, no nos lo remitan directamente. Extraña provisionalidad que parece perseguirnos a las mujeres en todo lo que hacemos. Curioso y aburrido pero, en fin, “es lo que hay”.

Publicación original: enPalabras

Be Sociable, Share!

2 respuestas al post.

  1. […] Por otro lado, ya que tanto se aferra la RAE a lo de la economía del lenguaje para defender el masculino genérico, me pregunto por qué sigue sin rechinar el anticuado y rococó despilfarro de palabras que no añaden significado. Habrá que seguir insistiendo en lo de los hombres empresarios. […]

  2. […] Por otro lado, ya que tanto se aferra la RAE a lo de la economía del lenguaje para defender el masculino genérico, me pregunto por qué sigue sin rechinar el anticuado y rococó despilfarro de palabras que no añaden significado. Habrá que seguir insistiendo en lo de los hombres empresarios. […]